miércoles, 11 de septiembre de 2013

"El mal que uno hace se le devuelve"

Motivada por el comentario de un anónimo en este blog, he decidido escribir un poquito sobre aquellas circunstancias duras y dolorosas que nos tocan vivir y que muy inocentemente creemos que no las merecemos.

Señores, hoy más que nunca, estoy segura de ese dicho: "El mal que uno hace se le devuelve" y cuando digo mal, me refiero a toda acción que le haya provocado un daño a alguien. Todo.

Siempre me andaba quejando de mi soledad, de la tristeza perenne que vive en mí, pero ahora entiendo el porqué.

Lamentablemente, en un momento de mi vida, le hice daño a alguien. No fue con intención, lo juro, pero al parecer la vida no come cuentos con eso y hoy me toca padecer los estragos de haber hecho sufrir a esa persona.

Todos los días, desde que tomé conciencia de ello, le pido perdón a Dios por los errores cometidos y ruego que algún día me absuelva.

Así que si usted cometió algún acto que causó dolor, amargura o situaciones peores, le recomiendo que se prepare, porque tarde o temprano, le llegará su merecido.

Para nuestro pesar, así es la vida.