domingo, 23 de enero de 2011

En blanco y de colores

En estos últimos meses, me han ocurrido tantas cosas buenas y otras no tan buenas que quisiera comentárselas, pero siempre que abro mi blog me quedo en blanco. No sé qué contar primero o de segundo; no sé qué cosas guardarme; no sé qué tan detallista ser. Por lo tanto, decidí hacer un post tipo chorizo y contar un poquito de unas poquitas cosas.

- Las lluvias de noviembre y diciembre en el norte y sur del Lago de Maracaibo, me regalaron escenas que en mi vida hubiese soñado. Vi gente con el agua, literalmente, hasta el cuello, rehusados a salir de sus casas por el temor de que los robaran; metros de altura y kilómetros de una sabana inundados de un caudal de agua tan fuerte y cristalina que se podían observar los peces al pasar rápidamente; miedo y angustia de perderlo todo; niños y adultos con erosiones en la piel. Decirlo, resulta muy fácil, pero verlo, eriza la piel, brota las lágrimas.
Hoy, al transitar por la misma zona, parece que un huracán hubiese destrozado todo a su paso. Uno jamás piensa en la fuerza que puede tener el agua, hasta que lo ve. Aquellos kilómetros rebosados de agua hace un mes, están desiertos; sus grandes árboles tienen rastros de troncos que los atravesaron y lucen un color marrón desteñido. El sol inclemente de los últimos días ha resecado las pocas plantas que quedan en pie.

- Finalmente (O mejor dicho, tan rápidamente) cumplí mi deseo: Hace dos meses me estrené como profesora de la Universidad del Zulia, en calidad de ayudante académico. ¡Qué cómico es que me llamen "profesora"!, cuando tengo estudiantes de mi edad. Intento ponerme en sus zapatos y mantener presente los recuerdos de un alumno. Sin embargo, ese poder que te da el cargo de docente es muy fuerte, pues tienes el control del aprendizaje y futuro de 30 o 40 personas. ¡Qué compromiso tan estresante y divino! Escucho sus historias y me río de pensar en que yo pensaba así!

- ¡¡¡Soy feliz!!! (Esto creo que merecen saberlo, tomando en cuenta los últimos post, en los cuales lo único que hacía era cortarme las venas). Tengo todo lo que quiero profesionalmente, pero además, alguien me hace sonreir. No me importa si es por poco tiempo; si no hay futuro. Creo que vale la pena. QUIERO atreverme. Esa atadura y ese miedo de antes que me impedían mostrar mis sentimientos y dejar que me quisieran, los rompí ¡Adiós con ellos! Prometo no cortame las venas si se acaba y de ser así les agradecería que me recuerden esta promesa.

El 2011 pinta de colores. Sean felices y agradezcan lo que este año les regale.

3 comentarios:

  1. Estoy seguro que te lucirás como profesora de morfosintaxis. Esa fue una de mis materias favoritas, gracias al Prof. A. Franco y la Profa. S. Piña.

    Poder redactar de forma decente es una de las pocas cosas que me quedarán por siempre de mi carrera universitaria.

    Felicidades por tu blog, Sel.

    ResponderEliminar
  2. Tengo cierto tiempo leyendote, siguiendo tus posts y vale... este me alegró y dibujó una sonrisa particular!! ATRÉVETE... asi debe ser... hey... super joven.. con mil cosas lindas por dar ya qué están dentro de ti y solo faltaba matar el miedo.. qué a nadie ayuda y siempre nos aleja de la felicidad.
    Sé qué te sonará extraño, pero quiero que seas feliz y te deseo lo mejor del mundo... y sin duda seré el primero en recordarte que sonrias siempre... pero confío en qué no será necesario ya qué con esa actitud ya tienes mas de la mitad de la batalla ganada... Un gran abrazo y feliz 2011!! Keep smiling Marissel.
    Escorpio.

    ResponderEliminar