viernes, 30 de julio de 2010

Me rehúso

Qué difícil es pasar por malas experiencias y desilusiones y después tener la valentía de intentarlo de nuevo, dando todo con las mismas ganas y expectativas!!! De verdad admiro a los que lo hacen.
Yo me rehúso... y no porque quiera de verdad rehusarme, si no porque el miedo no me deja.
Me rehúso... inconscientemente quizá; conscientemente algunas veces, cuando me doy cuenta de lo que arriesgo.
Me rehúso... porque el dolor me habla por un oído, mientras que las ganas me incitan por el otro.
Me rehúso... me detengo... me obligo a no dar... a no ilusionarme.. a no entregarme.
Me rehúso... a pensar así... quiero ilusionarme, pero no quiero sufrir.
Mejor les dejo eso a los valientes.

domingo, 18 de julio de 2010

Las ETS, una bomba humana

Desde hace más o menos un mes, he estado haciendo una serie de trabajos sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS) para un blog en el que también escribo (Venelogía, vaya la publicidad) y quería comentar por aquí algunas cositas que de verdad me alarmaron.

Es increíble la simplicidad con la que la mayoría de las personas toman el acto sexual. Son espeluznantes estas cifras:
  • Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se diagnostican unos 92 millones de casos de clamidia (repito, por si no han visto la dimensión de la gravedad: 92 MILLONES DE CASOS).
  • Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, de sus siglas en inglés), en Estados Unidos más de 750.000 mujeres han sufrido alguna vez de Enfermedad Inflamatoria Pélvica aguda y más de 75.000 mujeres podrían quedar infértiles cada año a consecuencia de esta infección.
  • La Neisseria gonorrhoeae es la causante de la gonorrea, que contraen alrededor de 700.000 personas anualmente en Estados Unidos (De acuerdo con CDC).
  • En 2006, autoridades sanitarias de Estados Unidos registraron más de 36.000 casos de sífilis en hombres y mujeres entre 20 y 32 años.
  • Ocho de cada diez personas, que hayan tenido relaciones sexuales, habrán sido infectadas con el Virus del Papiloma Humano (HPV) al menos una vez en sus vidas.
No sé qué produjo en ustedes saber toda esta realidad, pero a mi me dieron ganas de cerrar las piernas y no abrirlas más nunca. La promiscuidad es la principal causante de que tantas personas sufran las ETS, que muchas son curables, pero la mayoría no lo son o tardan muchos años en sanarse.
Virus, bacterias y parásitos viven con nosotros diariamente. El problema surge cuando ellos se hacen más fuertes que nuestras defensas y atacan gravemente algunos órganos como el hígado, el cerebro o la matriz.
La situación se torna más negra cuando por nuestra irresponsabilidad marcamos la vida de muchos niños, que se infectan en el vientre de su madre, cuando ésta ha adquirido alguna infección durante el embarazo. Les muestro otros numeritos:
  • El número de bebés nacidos con sífilis en Estados Unidos en 2007 es de 430.
  • Los CDC estiman que en Estados Unidos, hubo 13.200 casos de gonorrea en mujeres embarazadas durante 2007.
  • Entre el 20% y el 50% de los bebés cuyas madres estaban infectadas con clamidia contrajeron la infección en el momento del parto.
  • Desde 1985, alrededor de 9.200 niños en los Estados Unidos han contraido Sida y cerca de 5,400 han muerto; más del 90% se contagió el virus durante la gestación o el parto, según el sitio web Nacer Sano.
Las consecuencias para estos pequeños son catastróficas y hasta mortales: pueden nacer con bajo peso; ser prematuros; sufrir de conjuntitivis o quedar ciegos; tener problemas de malformación en el cuerpo; padecer de retardo mental o dificultad motora; y en los casos más graves pueden morir antes, durante o después del parto.
¡Epa! Si no tomamos conciencia ahorita esto será una epidemia, pandemia, una bomba atómica-humana en unos pocos años. El preservativo es la opción más fácil ¡Úsenlo!

lunes, 5 de julio de 2010

Los "amores como el nuestro" de hoy

Algo que me causa mucha risa reconocer es que de pequeña mi cantante favorito -y mi novio, sin que él lo supiera- fue el puertorriqueño Jerry Rivera. Recuerdo que cada vez que lo traían a Sábado Sensacional yo gritaba y suspiraba en honor a su belleza frente al televisor. ¡¡¡Qué cómico!!!

Ese "cara de niño, con alma de hombre" me cautivó y me enamoró en aquellos años, cuando aún creía en el amor y en sus canciones tan romanticonas.

Aún conservo el gusto por su música, su voz y sobre todo él. En estos días me caché guardando en mi ipod algunos éxitos del álbum "Cuenta conmigo" (1992) que para mí ha sido el mejor en toda su carrera.

Hoy, en mi respectivo viaje Cabimas-Maracaibo, venía escuchando una de sus más conocidas canciones: "Amores como el Nuestro"; hoy cuando han cambiado tanto mis pensamientos sobre el amor; hoy cuando no creo que el matrimonio sea el estado perfecto de una persona; hoy cuando me parece que enamorarse es sinónimo de sufrimiento y dolor; hoy cuando le huyo a una relación.

Precisamente, hoy entiendo que no soy la única que pienso así y que, además, no es nada nuevo, pues ya Jerry hablaba de ese sentimiento en 1992, cuando yo apenas tenía 5 años. Pero al menos, en su canción, él hablaba de un amor al que cuidar y admirar: "...como romeo y julieta, lo nuestro es algo eterno. Estar enamorado es darse por completo. Un amor como el nuestro no debe morir jamás...".

Hoy, entiendo a lo que se refería. Hoy, no hay amores así. Nadie se entrega por completo. El miedo al fracaso te hace dar sólo un 50% de la verdad, de cariño, de sinceridad, de respeto, de confianza. "...amores como el nuestro cada vez hay menos. En los muros casi nadie pinta corazones. Ya nadie se promete más allá del tiempo. De sábanas mojadas hablan las canciones".

Me da tristeza pensar que hoy no sé si pueda tener un amor eterno, como el que cantaba Jerry.

El precio de estar saludable

Hace poco escribí sobre una interrogante que me daba vueltas en la cabeza. El post estaba titulado como "¿Será que necesito un psicólogo?" y ustedes, muy amablemente, llegaron a la misma conclusión que yo... sí lo necesito. Unas semanas después creo que les debo un resumen de lo ocurrido.
Nunca fui. No he podido ir porque resulta que me han caído las mil plagas de Egipto: úlcera gástrica, una infección, el sistema inmunológico débil y otra cantidad de achaques -parezco una vieja (sin ofensas)- y entre una efermedad y otra me toca hacer recorrido por un montón de especialistas: gastroenterólogo, ginecólogo, nutricionista y aparte el psicólogo.
Eso implica tener unos cuantos millones en el bolsillo, no sólo para pagar la consulta y los exámenes que de seguro me mandarán a hacer, sino también el bojote de medicinas. Haciendo un muestreo por algunos médicos, para saber de cuánto dinero debía disponer, se me subió la tensión. ¡Es increíble lo costoso que es ir a un médico particular en esta ciudad!
Cada primera consulta cuesta entre 300 y 400BsF y las sucesivas entre 100 y 250 BsF, perdón, pero ¿Están dementes? ¿Alguien me puede explicar por qué un médico tiene que cobrar tanto por prestarme sus conocimientos para mejorarme?
Cualquiera me diría "pero vete para un hospital, ambulatorio o algún centro de asistencia médica pública y no pagarás nada". Disculpe pero no. Ese cualquiera que sepa sobre la situación en los hospitales de nuestro país, sale huyendo, principalmente por el trato que uno recibe de un médico y las cosas que tienes que pasar, como tener que irte a las 4.00 de la mañana para agarrar cita.
Entonces, prefiero ir a un médico particular, que me cobra 350Bsf por estar conmigo menos de una hora, que estoy segura de que me va a prestar atención, que me va a evaluar y va a hacer un buen diagnóstico. Pero insisto, ¿Por eso tiene que cobrar tanto?
No es por desmerecer el trabajo, el tiempo y el conocimiento que invierten los que por vocación estudian esa profesión. Incluso, mi hermana es médico y sé todo el esfuerzo que deben hacer para ser realmente buenos, pero eso no debe tener nada que ver con el alto costo que uno debe pagar por tener salud.
Fue allí cuando reflexioné en lo que tanto he sostenido hasta ahora: ¿En realidad es positivo que existan profesionales de la medicina especialistas en cada órgano del cuerpo? Si debo pagar eso y más, NO. Entonces, me fui para un médico internista, que además es homeópata y aplica acupuntura. Me diagnosticó todo sin decirle más que los síntomas y hasta ahora me he sentido mucho mejor.