lunes, 1 de junio de 2009

El juego del masoquista

Últimamente, he llegado a la conclusión de que toda persona tiene una etapa en su vida en que le gusta ser masoquista; masoquista con su familia, que lo exploten en el trabajo, que sus amigos se aprovechen de él, que su pareja lo trate a las patadas.
Antes pensaba que eso era difícil, que era hasta inconsciente y no digo que no lo sea, pero creo que muchas veces es consciente y que tu dejas que te traten mal, que no te aprecien ni te respeten como persona, como mujer.
La grandísima pregunta es por qué, ¿Por qué a un ser humano le gusta sentirse mal, sentirse menos, sentirse desvalorado, sentir que no lo quieren?
La pequeñísima respuesta es porque quiere, porque así lo desea, porque acepta estar en un juego en el que aparenta que nada le importa, que todo está bien, que no hay complicaciones, que todo es normal. Quizá es una muestra de querer tanto a las otras personas que acepta pasar por todo eso.
Ahora bien, ¿Cómo hace el masoquista para darse cuenta de que ese juego lo va a perder por completo y, lo más importante, para tener la fortaleza de dejar de serlo?
No lo sé; esa parte la desconozco y por eso, continúo siéndolo.

2 comentarios:

  1. Mmmm...No creo que a esa la gente le guste sufrir, yo creo que no saben como enfrentar los problemas o que usan el mecanismo inadecuado. Hay toda una temática psicológica de por medio.

    ResponderEliminar
  2. Si?? pues si tú la conoces, vas a tener que informarme al respecto, para ver cómo lucho contra eso. Gracias!!

    ResponderEliminar